Cómo crear una página web a medida

Tiempo de lectura: 4 mins

¿Quieres crear una página web a tu gusto?

Cuando diseñamos una web, casi siempre partimos del mensaje y las imágenes. Estos serán quienes se encarguen de definir el espacio y darle forma para conseguir el objetivo que busque la web. Pero, una imagen vale más que mil palabras y por eso, aunque nos pueda costar trabajo aceptarlo, a veces por la simple actitud, no nos paramos a leer en su conjunto haciendo una lectura entre líneas y dando más importancia a las imágenes o a aquellos mensajes que se transmiten.

Por lo general, hablamos de tener en cuenta a la hora de usar la tipografía correcta cuando diseñamos una web. Sabemos que hay que jerarquizarla, para dar la importancia necesaria a cada uno de epígrafes, escogiendo las tipografías más adecuadas para cada lugar y sobre todo, imprimiendo legibilidad.

Casi siempre vamos a aquello que llama nuestra atención y nos centramos en eso y por lo tanto debemos diseñar sabiendo que tenemos que sacarle el máximo partido al mensaje y transmitir de una manera visual aquello que deseamos. Es normal entrar en un apartado de la web, por ejemplo en servicios, y si los servicios vienes descritos dentro de un párrafo de 300 palabras sin resaltar en negrita, te aseguramos que al menos el 70% de tus usuarios no terminarán de leerlo.

Volvemos con una frase que resulta eficaz: “Menos es más“. Si podemos expresar lo mismo con menos palabras tenemos el éxito asegurado y recuerda, que si no lo sabes explicar con pocas palabras, es posible que no lo entiendas bien 

Es por eso que te diremos unos trucos, para que puedes aplicar diseñar tu sitio web a medida, en el que tus palabras sean las transmisoras del mensaje y no al revés.

1. Precisa y delimita

Lo más importante cuando estamos transmitiendo un mensaje, en este caso para nuestra web, es que el mensaje sea tan concreto como sea posible, obviamente sin que falten aquellos detalles que son principales y sin los cuales no comprenderíamos el grueso del mensaje.

Esto que puede parecer fácil es una de las tareas más difíciles ante la que nos hayamos, pues siempre nos da miedo que el mensaje pueda quedar vacío y el interlocutor se quede a la mitad. Sin embargo, cuando lo conseguimos, sabemos que el usuario seguirá con nosotros y no se habrá ido aburrido.

2. Categoriza la tipografía

Hay que usar distintos grosores y tamaños de tipografía, introduciendo títulos en todos los lugares en los que sea posible.

Si tenemos un título que nos adelante que vamos a leer, conseguimos que el usuario fije su atención en aquellos lugares en los que le interesa la lectura. No todas las frases significan lo mismo, ni tienen la misma importancia, por lo que no podemos mostrarla de la misma manera, y los títulos es el primer paso para categorizar.

3. Construye el tamaño adecuado del párrafo y realiza listas cuando sea posible.

Los párrafos están bien cuando leemos un artículo o una novela, pero nos cansan cuando navegamos. Es prioridad que nosotros como lectores sepamos las ideas principales y para ello la mejor herramienta son las listas. Dentro de un párrafo podemos extraer esas ideas y transformarlas en puntos que serán las importantes. De esta manera conseguimos con una sola pasada, leer lo más significativo de una manera rápida y eficaz.

4. Privilegia tus palabras

Después de haber concretizado y entendido que hemos de tener títulos que nos ayuden a leer. Sin embargo y esto va muy unido a la experiencia de usuario, hemos de mostrar el mensaje definido con aquello más importante y facilitando la lectura.

Dentro del mensaje, destacamos con distinto grosor o tamaño, añadiendo alguna imagen que facilite su comprensión, y distribuye el mensaje de la forma correcta.

No es que hayamos tenido la pereza de no leer, sino que tenemos que priorizar nuestro tiempo de lectura para invertirlo en aquello que nos resulte apasionante, ya sea una novela de misterio o un artículo sobre tipografías web.

Por eso, cuando diseñamos una web, hemos de tener muy en cuenta el impacto que las palabras tengan sobre el usuario, facilitándole la comprensión y la lectura. De ésta manera todos saldremos beneficiados, el visitante comprenderá el mensaje de manera sencilla, dándole la opción de profundizar, y tú conseguirás que este se mantenga en el web por más tiempo, consiguiendo que el visitante se convierta en usuario constante.

Votar este post: 
Promedio: 4.8 (23 votos)
Votos Totales: 0